Todos sabemos que en el SEO se ha de trabajar duramente en los aspectos técnicos a nivel código para ofrecer, además de una optimización acorde con las directrices que trazan los principales buscadores, una buena usabilidad para el usuario combinándolo con contenidos de calidad. Da trabajo, sí, pero no puedes pretender ganar una partida de póker sin haber puesto dinero antes.

La simpleza del SEO en su prehistoria, en la que la importancia de una web, y por lo tanto su ranking en los buscadores, se basaba en el número de enlaces externos y las keywords que allí apareciesen ha ido evolucionando y haciéndose más compleja. Tanto ha evolucionado el SEO que son muchos los que ven en la técnica de no hacer SEO la mejor de las estrategias para hacer SEO. Un tanto complicado, ¿verdad?

Son muchos los “profesionales” (y lo pongo entre comillas) que se pasan el día temiendo al cambio de técnicas SEO, pero el verdadero profesional SEO es aquel que en vez de temer explora y experimenta para adaptarse a esos cambios que, pese a basarse en la calidad de los contenidos y los significados semánticos de un texto, tienen que seguir siendo optimizados, sobre todo en base a la experiencia de usuario. Los buscadores pretenden ser “un humano más” y el humano determinará que una web es de calidad cuando tenga un uso sencillo e intuitivo, contenido de calidad y respuestas a las preguntas que se hacía antes de llegar a ella, tiempos de carga de una web rápidos, webs rápidas y navegables desde cualquier dispositivo y referencias externas.

En el SEO, cada vez que hay cambios de algoritmos, se revoluciona la red con advertencias de “el futuro ha llegado y nos va a penalizar a todos”, «el SEO desaparecerá», “tu página web ya no sirve”, “tienes que cambiar tus técnicas de SEO”, “el SEO ya no existe”, etc.

Lo único cierto es que el SEO cambia y evoluciona, como acabamos de decir, pero siempre existirá de una manera u otra y solo aquellos que no se rigen a la teoría seguirán siendo capaces de posicionar en lo más alto de las SERPs sus páginas web.

Pero … ¿Qué quiero decir con todo esto?

«El SEO debe adaptarse a los tiempos»

El profesional SEO ha de ampliar sus miras y no solo centrarse en un código, o en un diseño, el SEO debe adaptarse a los tiempos, a lo que el usuario quiere encontrar y prepararse para poder ofrecer resultados de calidad en todos los niveles (redes sociales, referencias externas, contenido web, usabilidad, diseño, seguridad, robustez, rapidez, etc). La única manera de superar a la competencia será hacerlo mejor que él.

Poco a poco se están dando más casos en los que el SEO ocupa un presupuesto más dentro de los planes de acción de marketing como si de contrataciones de publicidad en radio o televisión se tratase, como hasta ahora se contrataban impresiones web o vayas publicitarias, el SEO cambiará, pero no desaparecerá.

Entonces, ¿cómo será el SEO?

No soy un gurú que pueda decirte lo que va a triunfar dentro de cinco años, ni si quiera puedo decirte lo que puede triunfar mañana. Los buscadores cambian día a día y lo mejor es experimentar y mezclar, basarse en los comportamientos de los usuarios para poderles ofrecer la mejor de las experiencias a la hora de entrar en tu página web. Hay que mirar más allá de los buscadores y fijar los objetivos en los usuarios que realmente son los posibles clientes. Google, Bing o Yahoo probablemente no vayan a comprar o contratar algún servicio en tu página web.

Ya, Sergio, pero ¿dónde coj**** está el futuro?

Moviles, “wearables”, dispositivos inteligentes del hogar, coches… En todos los ámbitos de esta vida se está introduciendo tecnología, y por lo tanto en todos esos ámbitos será importante – en algún momento – aparecer. El futuro del SEO pasará por ayudar – de la manera que sea – a los negocios a transformar sus visitas en conversiones y para ello habrá que adaptarse a las necesidades que, lógicamente, serán distintas para aparecer en la nevera de una persona que en el salpicadero de su coche.

Puede que en el futuro cambie, e incluso puede que ni se le llame SEO, pero creo firmemente que toda tu evolución como SEO, todo lo aprendido y todos los proyectos en los que un SEO ha conseguido el éxito así como en todos aquellos en los que ha fracasado servirán para poder aparecer en los lugares en los que un cliente necesite.

Ya sabes: escucha, investiga, experimenta…

Fuente de inspiración: Duane Forrester, Senior Product Manager en Bing, en searchenginejournal.com

Imagen original: javiergosende.com